Citas: (868)810-7373 extensión 600

Cada vez es más común que una persona sufra de varias enfermedades a la vez, por lo que es necesario que ingiera diferentes tipos de medicamentos, pero si estos no son prescritos por el médico y a la vez son combinados con remedios caseros, pueden ocasionar la pérdida de la eficacia de los fármacos, además de graves problemas al organismo, revelaron científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Desde hace poco más de 10 años los investigadores, Silvia Cruz Martín del Campo y Juan Carlos Molina Covarrubias, del departamento de Farmacobiología, estudian las principales consecuencias que tienen la mezcla de medicamentos entre sí o con la ingesta de algún remedio natural como suelen ser los tés, situación que incluso puede ocasionar la muerte.

El resultado de sus investigaciones ha demostrado que algunos productos herbolarios, como la llamada “hierba de San Juan”, pueden acelerar la transformación y eliminación en el organismo de muchos fármacos, lo que ocasionaría la disminución o pérdida de la eficacia del tratamiento.

Ese es el caso de algunos antidepresivos, anticoagulantes, anticonceptivos y antivirales, utilizados en pacientes portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), que pierden su efectividad al ser combinados con dicha hierba.

López Munguía destacó que por ello es necesario evitar la automedicación, ya que sólo el médico puede, basado en el historial completo de los pacientes, prescribir qué tipo de medicamentos, alimentos y productos herbolarios pueden combinarse.

En el caso del alcohol, la investigadora resaltó la importancia de que los doctores conozcan si su paciente ingiere bebidas alcohólicas, ya que en este caso, su hígado metabolizará de manera diferente los fármacos.Asimismo, mencionó que no sólo la mezcla de medicamentos puede ocasionar reacciones secundarias, debido a que hay sustancias que sin ser medicina pueden producir interacciones farmacológicas como los tés, jugos de fruta, condimentos, el alcohol y el tabaco.

Por su parte, Juan Carlos Molina Covarrubias enfatizó que la combinación de medicamentos puede beneficiar la evolución de los pacientes, siempre y cuando se dé bajo vigilancia médica, ya que las personas son muy dadas a consultar diferentes es

 

pecialistas y el problema surge cuando no les informan lo que están o han consumido con anterioridad.

Aunque en México no se cuenta con un estudio que refleje los resultados de los eventos adversos por la combinación de medicamentos, en Estados Unidos se estima que cada año 5% de las hospitalizaciones podrían ser causadas por eventos asociados a la combinación de fármacos.

Además, investigaciones recientes muestran que una de cada 25 personas adultas puede estar en riesgo de presentar una interacción medicamentosa importante, como resultado del consumo de fármacos prescritos por un médico o por automedicación.

 

Los investigadores del Cinvestav recopilaron la información obtenida en un libro titulado “Interacciones Farmacológicas”, primer material que se publica sobre este tema en español, con el objetivo de ayudar, sobre todo al personal médico, a tener un referente de consulta rápida para que conozcan cuáles son las potenciales interacciones de un fármaco con otros agentes.

Temas relacionados: