Citas: (868)810-7373 extensión 600

En múltiples ocasiones llegan a mi consulta madres que me traen a sus hijas para saber si aún “es vírgen”.

La idea de las madres al traerlas es verificar que el himen siga íntegro, con la falsa idea de que la integridad del himen es sinónimo de que no han tenido actividad sexual.

Se entiende, entonces, por virginidad “física” aquella disposición en la que está el cuerpo femenino que aún no ha tenido relaciones sexuales, entendidas estas como la práctica del coito. Su principal testigo sería la integridad del himen (que suele rasgarse con la cópula). Es decir, la conservación en su estado natural de ese pequeño repliegue de la mucosa que existe a la entrada de la vagina.
En sentido estricto, los chicos también serían vírgenes hasta que practicasen su primera cópula. Pero ellos carecen de un testigo físico de delate tal estado. Quizás por eso, cuando se habla de virginidad, la mente se dirige inmediatamente hacia la femenina.
También existe lo que se conoce como virginidad técnica. La virginidad “técnica” se refiere a aquella chica que ha hecho de todo con su chico, menos practicar el coito. Tiene una amplia experiencia sexual, pero mantiene intacto su himen.

virginidad (1)

El himen es una delgada membrana localizada en la abertura de la vagina, que actúa como protector de ésta en la niñez y la adolescencia. Generalmente en la pubertad ya se halla semiperforada para permitir el paso de la sangre menstrual. Su nombre deriva del dios griego del matrimonio y está unida a las más arcaicas tradiciones, como supuesto testimonio de la virginidad femenina. Su grosor y rigidez varía en cada mujer. Si permanece intacto antes de la primera penetración, es inexacto que provoque un dolor tan desmesurado como el que la literatura hace creer. Este dolor suele provocarlo los nervios del momento, que producen la contracción de los músculos vaginales impidiendo una penetración suave.
El himen ha sido desde el principio de los tiempo la “marca” que determinaba si unamujer había mantenido relaciones sexuales o no. Hoy en día se sabe que eso es falso.

¿Un himen intacto es prueba de virginidad?

Entre los mamíferos sólo la hiena y el topo comparten con la mujer una fina membrana de tejido conjuntivo que cierra parcialmente la entrada de la vagina. Su elasticidad y espesor varía de una mujer a otra, pero su perforación permite siempre el flujo de la regla.
En la mujer virgen, la también llamada membrana de la virginidad puede cubrir por completo el orificio, pero en general lo rodea como un anillo ajustado. Existe la creencia popular de que la mujer que lo conserva intacto jamás ha tenido relaciones sexuales, así como que la mejor prueba de ello es que penetración sea dificultosa, haga sangrar y cause dolor. Pues bien, resulta que una mujer puede tener una vida sexual activa y un himen intacto o, por el contrario, que una joven virgen no lo conserve.
El himen puede romperse al cabalgar, al andar en bicicleta o al realizar un ejercicio brusco por lo que su ausencia no prueba que la mujer no sea virgen. Después de todo ala hora de mantener relaciones sexuales no es eso lo verdaderamente importante.

vulva

¿Se puede romper por accidente?

Dado lo fácil que es desgarrarlo, el himen puede romperse accidentalmente. Está demostrado que los tampones distienden progresivamente el himen y acaban ensanchando el orificio. Lo mismo puede decirse de la práctica regular de la equitación, de la
danza o de deportes violentos. Pero también existe la situación opuesta. La elasticidad del himen es tal que, a veces, permanece íntegro después de varios contactos sexuales. Es más, hay casos de mujeres embarazadas con el himen intacto. Por tanto, ni los mismos médicos pueden constatar si una mujer mantuvo relaciones sexuales en el pasado, posea o no la membrana vaginal.

¿Para qué sirve esta membrana?

No se sabe. Algunos expertos sugieren que el cometido del himen no es otro que el de servir de barrera protectora contra las infecciones durante la niñez. Pero a falta de conocido provecho biológico, el himen ha adquirido un valor simbólico que sólo ha servido para discriminar al sexo femenino. En algunas sociedades el llamado virgo se consideraba un marchamo de garantía de la honra femenina y las recién casadas estaban obligadas a demostrar en la noche de bodas su virginidad.
En la actualidad, ésta ya no se considera ni un valor ni una garantía de pureza, salvo en los países musulmanes y entre ciertas etnias, como la gitana, en las que este mito está profundamente arraigado.
Es una membrana fina de tejido conjuntivo que cierra parcialmente la entrada de la vagina y la protege en la infancia de las infecciones y microorganismos externos.
Con la llegada de la adolescencia, la vagina desarrolla su propia flora para autodefenderse y el himen pierde su utilidad haciéndose con el paso del tiempo más fino y por eso puede romperse con más facilidad.

Temas relacionados: